Cartel del I Curso online de Planetología y Astrobiología

Curso de Planetología y Astrobiología del Colegio Oficial de Geólogos

Del 15 de Octubre al 30 de Noviembre de 2014 el Colegio Oficial de Geólogos de España impartirá un curso online sobre Planetología y Astrobiología, con un total lectivo de 100 horas y dividido en tres bloques temáticos.

Como todos sabéis, las ciencias planetarias en general y la astrobiología están tomando un gran impulso en los últimos años, ya no solo por el interés en responder a las necesidades de la ciencia básica y la investigación, sino también en el marco aplicado de la búsqueda de nuevos recursos que explotar en otros cuerpos del Sistema Solar.

Uno de los grandes problemas asociados a estas ciencias suele ser que apenas hay información ni recursos en castellano, por lo que este curso puede servir de puente e introducción para todas aquellas personas que estén interesadas pero no dominen otros idiomas.

Si estáis interesados, pulsando sobre el cartel tendréis acceso a toda la información del curso: Temario, profesorado, inscripción… ¡yo no me lo pierdo!

Cartel del I Curso online de Planetología y Astrobiología

Cartel del I Curso online de Planetología y Astrobiología

Vostok Ice curve

Encuesta sobre la percepción del Calentamiento Global

Como todos sabéis el calentamiento global es un problema muy importante al que nos enfrentamos como sociedad. Para comprender mejor como percibe la sociedad este problema, nos gustaría que nos ayudárais rellenando esta encuesta. La tendremos abierta un mes para que podáis rellenarla, hasta el próximo día 23 de Julio de 2014. Solo tardaréis dos minutos, pues tiene aproximadamente unas treinta preguntas en las que solo tendréis que elegir una de las opciones para cada una de ellas.

Posteriormente pasaremos a la fase de estudio, tras la cual publicaremos un estudio con los resultados de la encuesta. Muchas gracias a todos por participar.

Rellenar encuesta

Un cráter en Marte. HiRISE/UA/NASA/JPL.

La importancia de los impactos en el origen y mantenimiento de la vida

Si nos paramos un momento a pensar en frío cual es el papel que ha desempeñad el impacto de cometas y asteroides sobre la vida en nuestro planeta seguramente lo primero que nos ocurra sean las extinciones en masa, como la del límite Cretácico-Paleógeno hace 66 millones de años y que acabó con una gran cantidad de especies, desde dinosaurios, mamíferos, invertebrados, etc…

Sabemos que al menos, desde hace unos 3500 millones de años ha habido vida en la Tierra, pero no fue hasta hace unos 2500 millones de años cuando nuestra atmósfera comenzó a cambiar su composición de reductora hacia una rica en oxígeno durante lo que hoy conocemos como la Gran Oxidación. Fue en ese momento cuando la radiación ultravioleta procedente del Sol comenzó a romper las moléculas de oxígeno (O2), permitiendo que este se recombinara formando ozono (O3), dando lugar a la capa de ozono, que desde entonces nos protege contra esta radiación, que es altamente dañina para la vida, provocando mutaciones en el ADN.

¿Cómo pudo entonces la vida sobrevivir en la superficie de nuestro planeta?. Para esto, se han propuesto un par de estrategias: La primera consistiría en formar estromatolitos, estructuras estratificadas formadas por capas de organismos que son capaces de fijar sedimentos y otras sustancias disueltas en el agua, como el carbonato cálcico, de tal manera que la capa superior sufriría los daños de la radiación mientras que la de abajo estaría más resguardada.

Estromatolitos de edad Miocena en la cuenca del Bajo Segura.

Estromatolitos de edad Miocena en la cuenca del Bajo Segura.

Otra manera de sobrevivir sería viviendo en las fracturas y poros de las rocas donde podrían guarecerse de las radiaciones. Entre hace 4.1 y 3.8 mil millones de años, se produjo en el Sistema Solar el Bombardeo Intenso Tardío, durante el cual un gran número de asteroides colisionó con los cuerpos del Sistema Solar interior. Este gran número de colisiones podría haber favorecido la fracturación de las rocas existentes en nuestro planeta, creando ambientes más favorables para el desarrollo de la vida.

En nuestro planeta, sabemos que algunos microorganismos sujetos a una gran dosis de radiación ultravioleta pueden adoptar estilos de vida endolíticos, es decir, viviendo entre poros y fracturas de las rocas para evitar daños.

Un equipo de investigadores ha realizado un experimento a bordo de la Estación Espacial Internacional, que está en órbita muy por encima de la capa de ozono, en el cual han revestido de bacterias 12 discos de roca, concretamente de gneis, de 1 cm de diámetro por 0.5 cm de altura y con unos poros cuyo tamaño está comprendido entre 10 y 200 micras y que recogieron de un cráter de impacto llamado Haughton, en Canadá. También revistieron con estas bacterias unas muestras de un vidrio, concretamente de borosilicato y que no tiene porosidad ni fracturas.

En tan solo cuatro semanas, se comenzaron a observar manchas de color verde en los discos de roca, pero ninguna en los discos de vidrio, donde además las moléculas orgánicas eran destruidas rápidamente por acción de la radiación ultravioleta.

Un cráter en Marte. HiRISE/UA/NASA/JPL.

Un cráter en Marte. HiRISE/UA/NASA/JPL.

Este estudio pone de manifiesto que los cráteres de impacto son un buen lugar para buscar vida fuera de la Tierra, ya no solo porque son capaces de crear una porosidad que cree hábitats más protectores contra la radiación, sino también porque muchas veces los impactos pueden provocar fenómenos de hidrotermalismo, donde fluya agua y sustancias disueltas a grandes temperaturas, ofreciendo un ambiente rico en nutrientes y energía para la vida.

Casey C. Bryce, Gerda Horneck, Elke Rabbow, Howell G. M. Edwards and Charles S. Cockell. Impact shocked rocks as protective habitats on an anoxic early Earth . International Journal of Astrobiology, available on CJO2014. doi:10.1017/S1473550414000123.

Folklore Sísmico

[Videoblog]: Folklore geológico

Como todas las catástrofes naturales, parece que los terremotos forman también parte de la cultura y el folklore de nuestro país. Tanto es así que cuando hay un terremoto sentido por la población se multiplican en nuestros medios y redes sociales algunos errores y confusiones que en realidad no son ciertos.

Algunos de los terremotos ocurridos la semana pasada en la Vega Baja del Segura. IGN.

Algunos de los terremotos ocurridos la semana pasada en la Vega Baja del Segura. IGN.

En los últimos días se ha producido una pequeña serie de terremotos en la Vega Baja del Segura, en la provincia de Alicante, con eventos que han tenido una magnitud en torno a dos, pero que al ser sentidos por la población han sido causa de alarma. En distintos lugares de internet he podido leer con cierta alarma la afirmación de que los terremotos pequeños contribuyen a liberar tensiones, evitando un terremoto de mayor magnitud.

Esto es en realidad una fantasía. Hablando de cifras, cada vez que aumentamos una magnitud del terremoto, también aumentamos alrededor de 30 veces la energía liberada. Por lo tanto, para hacernos una idea, necesitaríamos 30 terremotos de magnitud 3 para liberar la energía equivalente de uno de 4, y 900 de 3 para liberarla de uno de magnitud 5.

No tengo ni idea de dónde puede venir esta teoría, pero algo me hace pensar que viene de una cosa que en geología llamamos “silencio sísmico”. Las zonas de silencio sísmico son segmentos de una falla que no han producido terremotos de gran magnitud en un periodo relativamente largo cuando comparamos la actividad con segmentos adyacentes de la misma, y que por lo tanto debería de ser el segmento de falla más probable dónde se puedan producir terremotos. O también podríamos pensar que viene de un símil humano: cuanta más energía tenemos, menos nos queda.

Como todas las calamidades no vienen juntas, otra de las grandes ideas falsas sobre los terremotos es relacionar la ocurrencia de estos con periodos de sequía o de grandes lluvias. El tiempo meteorológico no tiene influencia sobre la ocurrencia de terremotos ni se ha encontrado ningún vínculo aparente desde que tenemos registro instrumental, pero es más probable que recordemos y pasemos la historia de lo vivido si además el terremoto ocurrió durante una época de sequías o de inundaciones porque simplemente nos afecta mucho más.

Para grabar este videoblog hoy llevo la camiseta de la gente de Paleoseismicity.org. Paleoseismicity, o paleosismicidad en castellano, son aquellos terremotos que han quedado registrados de alguna manera tanto en sedimentos como en las formas del relieve pero de los que no hay registro instrumental o humano por haber ocurrido hace mucho tiempo o en una región lejana y en su web podréis encontrar las últimas novedades sobre  terremotos actuales y pasados, congresos, artículos, etc…

Imagen de las distintas escalas que hemos confeccionado para su uso en el campo.

La importancia de usar escala en las fotografías

Cuando visitamos un afloramiento y tomamos fotografías del mismo, muchas veces olvidamos usar una escala que nos sirva de referencia no solo para tomar medidas in situ, sino también para cuando posteriormente estemos de vuelta podamos seguir aprovechando la imagen.

¿Cuánto medían estas ripples? Pues no me acuerdo :(

¿Cuánto medían estas ripples? Pues no me acuerdo :(

Es verdad que a veces confiamos en nuestra memoria para estos menesteres, pero hay momentos en los que una escala es realmente importante, como cuando enseñamos a otras personas las fotos, puesto que nos ayudan a hacernos una mejor idea de lo que se observa, o si deseamos realizar cualquier tipo de medida.

Un Gyrolithes del Plioceno, con una escala de verdad.

Un Gyrolithes del Plioceno, con una escala de verdad.

Otras veces hacemos uso de bolígrafos, monedas y cubre objetivos, pensando que las dimensiones de estos serán atemporales. Y si bien es cierto que es mejor que nada, conforme va pasando el tiempo, sobre todo los modelos de bolígrafos y los cubre objetivos de las cámaras van cambiando de tamaño. Si no necesitamos mucha precisión, con esto podemos salir del apuro.

Feldespatos alineados en una granodiorita de la Sierra de Gredos, usando un cubre objetivos como escala.

Feldespatos alineados en una granodiorita de la Sierra de Gredos, usando un cubre objetivos como escala. Ya no tengo ese cubre objetivos.

Pero tener una escala impresa en el campo tiene grandes ventajas. Por un lado, uno conoce sus dimensiones perfectamente y estas no van cambiando con el tiempo, salvo que cambie de escala y prefiera usar otro tipo de medidas y por otro lado el uso de alto contraste (por ejemplo blanco y negro) en la impresión nos ayuda a enfocar mejor nuestra cámara y a conseguir mejores fotografías. Además, pesan poco y caben en cualquier sitio, y si uno las plastifica adecuadamente pueden durar mucho tiempo.

Es por eso por lo que me decidí a hacer las siguientes escalas que ahora os propongo, y que si os apetece, podemos discutir y mejorar.

Imagen de las distintas escalas que hemos confeccionado para su uso en el campo.

Imagen de las distintas escalas que hemos confeccionado para su uso en el campo.

Arriba a la izquierda tenemos dos escalas de 10 centímetros de longitud, en la que cada cuadrado pequeño mide 1 centímetro de lado. Los rectángulos más largos, tienen 5 centímetros de longitud, y la franja de cuatro colores que hemos puesto abajo nos ayudará a calibrar mejor el color de la foto una vez de vuelta si las condiciones de iluminación no son las adecuadas o si el balance de blancos de la cámara no ha funcionado adecuadamente.

A la derecha, en vertical, tenemos una escala en vertical que mide 20 centímetros de longitud, y donde los cuadrados y rectángulos tienen las mismas dimensiones que en las anteriores.

Y por último hemos añadido cuatro marcas fiduciarias que tienen 5 centímetros de diámetro y que nos pueden ayudar tanto como escala como para obtener un mejor enfoque en malas condiciones gracias al gran contraste que tienen.

Si os apetece, podéis descargaros el PDF con las escalas aquí (No uséis la imagen porque no estará a escala real cuando lo imprimáis, el PDF si). Y podéis hacer vuestras sugerencias para mejorarlas en los comentarios de abajo, o a través de Twitter a @nchazarra.