El Kambalny, en la parte inferior izquierda de la imagen, destaca por su columna de cenizas en esta imagen del Landsat 8. NASA/USGS.

La erupción del Kambalny desde el Landsat 8

A estas alturas del blog, a nadie va a pillarle descuidado que la península de Kamchatka, en Rusia, es uno de los lugares con mayor actividad geológica de nuestro planeta, tanto sísmica como volcánicamente.

Y es que precisamente, Kamchatka se encuentra sobre lo que conocemos como el “anillo del fuego”, una zona con forma de U que bordea la cuenca del océano Pacífico y donde limitan distintas placas tectónicas cuyo movimiento provoca esta actividad tan intensa.  De hecho, según cálculos del USGS, aproximadamente el 90% de los terremotos mundiales ocurren en esta franja.

La columna de cenizas que emite el volcán Kambalny es bien visible en esta imagen tomada el pasado día 25 de marzo por el satélite Aqua. NASA.

La columna de cenizas que emite el volcán Kambalny es bien visible en esta imagen tomada el pasado día 25 de marzo por el satélite Aqua. NASA.

El pasado día 24 de marzo, comenzó una erupción en un volcán un tanto desconocido y que llevaba siglos sin mostrar muchos signos de actividad, el Kambalny, un estratovolcán de 2156 metros, lanzando columnas de cenizas a más de 8000 metros de altura.

La última erupción confirmada en tiempos históricos ocurrió en el año 1769, aunque podría haber entrado en erupción más recientemente, pero debido a lo remoto de la zona, ha sido difícil, salvo por dataciones en capas de ceniza, conocer mejor la historia de este volcán que seguramente comenzó su formación a principios del Holoceno.

Aunque estos días hemos podido seguir fácilmente la erupción gracias a las imágenes de los satélites Aqua, Terra y Suomi, estos tienen una resolución máxima de 250 metros, por lo que siempre andamos ávidos de imágenes con mayor resolución que nos permitan apreciar con más detalle el proceso eruptivo. Hoy en día, gracias a los datos e imágenes de los satélites podemos seguir con mucha mayor facilidad los fenómenos volcánicos, y hacer predicciones sobre la caída de cenizas y su distribución en la atmósfera, ya que pueden afectar a construcciones e incluso al tráfico aéreo.

Esta misma mañana teníamos la suerte de que un pase del Landsat 8 cayera sobre la zona (aunque ayer tuvimos uno del Landsat-7, pero debido a un fallo que arrastra desde el año 2003 la calidad de la imagen se encuentra bastante afectada), y a pesar de las nubes altas y parte de la ceniza que se encuentra en suspensión, hemos podido ver mejor la columna de cenizas.

El Kambalny, en la parte inferior izquierda de la imagen, destaca por su columna de cenizas en esta imagen del Landsat 8. NASA/USGS.

El Kambalny, en la parte inferior izquierda de la imagen, destaca por su columna de cenizas en esta imagen del Landsat 8. NASA/USGS.

Hemos decidido no recortar la imagen, ya que si pulsáis podéis verla a resolucion completa y disfrutar de todo el detalle. Como detalle, el lago que se aprecia en la imagen es el lago Kuril, una caldera volcánica que se formó como resultado de una gran erupción hace unos 8500 años, y que ahora alberga agua, formando este lago. También se aprecian otros volcanes como el Llisnky o el Zheltovsky. En el extremo superior de la imagen se aprecia también el Ksudach, cuya última erupción fue en 1907, y una de las más fuertes registradas en tiempos históricos en la península de Kamchatka.

Leave a Comment