El incendio de Pedrógão Grande desde el Landsat 8, el pasado 1 de julio de 2017. NASA/USGS

El incendio de Pedrógão Grande desde el Landsat 8

El pasado 17 de junio se declaró un gran incendio forestal en la localidad portuguesa de Pedrógão Grande, quemando aproximadamente unas 54000 hectáreas y causando 64 muertos.

Precediendo a este incendio, la península sufría una ola de calor acompañada de tormentas secas que podrían haber sido la causa del incendio, que junto a la facilidad del bosque de pino y eucalipto para arder y el viento cambiante, contribuyeron sin duda al origen y dispersión de uno de los incendios forestales más mortales registrados en Europa en los tiempos modernos.

El incendio se dio por extinguido finalmente el día 24 de junio, tras una batalla sin descanso en la que tuvieron que intervenir efectivos de distintos países para atajar esta catástrofe humana y ambiental.

Animación de dos fotogramas en la que se aprecia el antes (15 de junio) y el después (1 de julio) del incendio. NASA/USGS.

Animación de dos fotogramas en la que se aprecia el antes (15 de junio) y el después (1 de julio) del incendio. NASA/USGS.

Muchos os preguntareis por qué los geólogos nos tomamos tan en serio el tema de los incendios forestales y la respuesta puede abordarse desde varias perspectivas.

Por un lado, tenemos la vertiente puramente ambiental. Un incendio de estas características es capaz de arrasar grandes superficies de bosque sin ningún miramiento, emitiendo al mismo tiempo un volumen extraordinario de CO2 a la atmósfera.

A su vez, las zonas quemadas, si no se recuperan rápida y adecuadamente, pueden dar origen a procesos erosivos y a una desertización fuerte de la zona afectada. Estos sedimentos que se mueven con facilidad pueden a su vez llegar a los ríos y posteriormente a los embalses, contribuyendo a su colmatación rápida.

Y por último, la geología usa herramientas como las imágenes de satélite, que nos permiten tener una visión global del incendio y sus consecuencias, así como una visión global de las tareas de recuperación.

Gracias en este caso a las imágenes que ha mandado el satélite Landsat 8 de la NASA, hemos podido ver el antes y el después del incendio, donde poder hacernos una imagen de la devastación absoluta que ha sufrido la zona con este incendio. Con las futuras imágenes, tanto de este satélite como las del Sentinel 2, que se tomarán el próximo 4 de Julio, podremos comenzar a estudiar la recuperación del ecosistema, y que medidas habrá que tomar para que un desastre de este tipo no vuelva a ocurrir.

El color que se aprecia en la foto no es el real, sino que hemos elegido una combinación que nos permite con todo lujo de detalles ver la vegetación sana y la zona quemada, para que se pueda ver sin lugar a dudas que partes han sido más afectadas por el fuego.

También os hemos preparado un archivo de Google Earth, para que podáis cargar la capa y ver la extensión del incendio con la imagen del Landsat 8 superpuesta.

Pulsa sobre el icono de Google Earth para descargar el archivo .kmz que contiene la imagen georreferenciada tomada por el Landsat 8. Mide 10 megas, así que podría tardar un poco en cargar.

 

Leave a Comment