Un cráter en Marte. HiRISE/UA/NASA/JPL.

La importancia de los impactos en el origen y mantenimiento de la vida

Si nos paramos un momento a pensar en frío cual es el papel que ha desempeñad el impacto de cometas y asteroides sobre la vida en nuestro planeta seguramente lo primero que nos ocurra sean las extinciones en masa, como la del límite Cretácico-Paleógeno hace 66 millones de años y que acabó con una gran cantidad de especies, desde dinosaurios, mamíferos, invertebrados, etc…

Sabemos que al menos, desde hace unos 3500 millones de años ha habido vida en la Tierra, pero no fue hasta hace unos 2500 millones de años cuando nuestra atmósfera comenzó a cambiar su composición de reductora hacia una rica en oxígeno durante lo que hoy conocemos como la Gran Oxidación. Fue en ese momento cuando la radiación ultravioleta procedente del Sol comenzó a romper las moléculas de oxígeno (O2), permitiendo que este se recombinara formando ozono (O3), dando lugar a la capa de ozono, que desde entonces nos protege contra esta radiación, que es altamente dañina para la vida, provocando mutaciones en el ADN.

¿Cómo pudo entonces la vida sobrevivir en la superficie de nuestro planeta?. Para esto, se han propuesto un par de estrategias: La primera consistiría en formar estromatolitos, estructuras estratificadas formadas por capas de organismos que son capaces de fijar sedimentos y otras sustancias disueltas en el agua, como el carbonato cálcico, de tal manera que la capa superior sufriría los daños de la radiación mientras que la de abajo estaría más resguardada.

Estromatolitos de edad Miocena en la cuenca del Bajo Segura.

Estromatolitos de edad Miocena en la cuenca del Bajo Segura.

Otra manera de sobrevivir sería viviendo en las fracturas y poros de las rocas donde podrían guarecerse de las radiaciones. Entre hace 4.1 y 3.8 mil millones de años, se produjo en el Sistema Solar el Bombardeo Intenso Tardío, durante el cual un gran número de asteroides colisionó con los cuerpos del Sistema Solar interior. Este gran número de colisiones podría haber favorecido la fracturación de las rocas existentes en nuestro planeta, creando ambientes más favorables para el desarrollo de la vida.

En nuestro planeta, sabemos que algunos microorganismos sujetos a una gran dosis de radiación ultravioleta pueden adoptar estilos de vida endolíticos, es decir, viviendo entre poros y fracturas de las rocas para evitar daños.

Un equipo de investigadores ha realizado un experimento a bordo de la Estación Espacial Internacional, que está en órbita muy por encima de la capa de ozono, en el cual han revestido de bacterias 12 discos de roca, concretamente de gneis, de 1 cm de diámetro por 0.5 cm de altura y con unos poros cuyo tamaño está comprendido entre 10 y 200 micras y que recogieron de un cráter de impacto llamado Haughton, en Canadá. También revistieron con estas bacterias unas muestras de un vidrio, concretamente de borosilicato y que no tiene porosidad ni fracturas.

En tan solo cuatro semanas, se comenzaron a observar manchas de color verde en los discos de roca, pero ninguna en los discos de vidrio, donde además las moléculas orgánicas eran destruidas rápidamente por acción de la radiación ultravioleta.

Un cráter en Marte. HiRISE/UA/NASA/JPL.

Un cráter en Marte. HiRISE/UA/NASA/JPL.

Este estudio pone de manifiesto que los cráteres de impacto son un buen lugar para buscar vida fuera de la Tierra, ya no solo porque son capaces de crear una porosidad que cree hábitats más protectores contra la radiación, sino también porque muchas veces los impactos pueden provocar fenómenos de hidrotermalismo, donde fluya agua y sustancias disueltas a grandes temperaturas, ofreciendo un ambiente rico en nutrientes y energía para la vida.

Casey C. Bryce, Gerda Horneck, Elke Rabbow, Howell G. M. Edwards and Charles S. Cockell. Impact shocked rocks as protective habitats on an anoxic early Earth . International Journal of Astrobiology, available on CJO2014. doi:10.1017/S1473550414000123.

Comments

  1. Pingback: Bitacoras.com

    1. Author

      Creo que usted intenta hacer un uso malicioso de los refranes para intentar argumentar a favor de la visión Bíblica, que claramente es un anacronismo, junto con Eurovisión o la gasolina con plomo. No, no es necesario que la teoría de la evolución explique el origen de la vida. Y por supuesto, si usted quiere estar al nivel de la discusión, use el argumento de cosas de probada existencia, por ejemplo las “moléculas inertes” de las que habla en su web, porque de momento, que yo sepa, mientras la evolución está demostrada y avalada con hechos científicos incontestables, aún nadie ha probado la existencia de Dios.

      Y si existe, que se manifieste y pare ya las guerras, por favor. Ah, y el conflicto de Oriente Medio. Ah! Y cure las horribles enfermedades que diseñó con tanto gusto. ¿Sigo?

Responder a WALLBERTTO Cancelar la respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.