Júpiter, la aspiradora del Sistema Solar

Júpiter es una verdadera aspiradora. Cósmica, por supuesto. Con su enorme campo gravitatorio “protege” de alguna manera a nuestros planetas de fortuitos impactos de asteroides y cometas atrayendo hacia si estos, como si fuese una lámpara de azul-violeta eléctrico atrapamoscas.

Desde que poseemos la suficiente resolución óptica en nuestras observaciones sobre el planeta, que sepamos, han sido tres los eventos de colisión sobre su superficie. En primer lugar, la colisión del Shoemaker-Levy 9 en 1994, posteriormente el “Evento Wesley”, ocurrido en Julio de 2009, y, por último, el ocurrido el día 3 de Junio de 2010, curiosamente el mismo día que se mostraban al público las imágenes de la colisión del evento anterior tomadas por el telescopio espacial Hubble.

El Shoemaker-Levy 9 fue descubierto por Carolyn y Eugene Shoemaker y David Levy desde el observatorio de Monte Palomar la noche del 24 de Marzo de 1993. Ya en la primera imagen el cometa tenía una apariencia bastante extraña, mostrando varios núcleos y una forma bastante alargada.

Fragmentos del Shoemaker-Levy 9 vistos por el Hubble.Créditos: Dr. H.A Weaver & T.E.. Smith STScI. NASA

Fragmentos del Shoemaker-Levy 9 vistos por el Hubble.Créditos: Dr. H.A Weaver & T.E.. Smith STScI. NASA

Posteriores cálculos demostraron que el cometa estaba en órbita de Júpiter y no del Sol debido a que en algún momento en la década de los 60 o los 70 fue capturado por este. El 7 de Julio de 1992, el cometa pasó demasiado cerca de Júpiter, provocando la ruptura del cometa debido a las fuerzas de marea.

Desde el día 16 al 22 de Julio de 1994 impactaron sobre Júpiter 20 fragmentos del cometa de distintos tamaños, desde 2 kilometros de radio hasta varios cientos de metros a una velocidad de 60 km/s.

httpv://www.youtube.com/watch?v=7zNuT4dbdjU

Pero Júpiter es una caja de sorpresas. El día 19 de Julio de 2009, el astrónomo aficionado Anthony Wesley observó una pequeña mancha “oscura” cerca del limbo de Júpiter. Posteriores observaciones demostraron que esa mancha oscura, lejos de ser una tormenta polar típica de Júpiter, estaba compuesta por aerosoles a muy alta altitud, y en el infrarojo se observó un punto “caliente” de 190 millones de kilómetros cuadrados.

Imagen de la nube "oscura" provocada por el evento de 2009. Créditos: NASA, ESA, and H. Hammel (Space Science Institute, Boulder, Colo.), and the Jupiter Impact Team

Imagen de la nube "oscura" provocada por el evento de 2009. Créditos: NASA, ESA, and H. Hammel (Space Science Institute, Boulder, Colo.), and the Jupiter Impact Team

Imagen tomada con el telescopio Keck II en el infrarrojo en la que se observa un punto "caliente" en la atmósfera de Júpiter. Crédito: F. Marchis

Imagen tomada con el telescopio Keck II en el infrarrojo en la que se observa un punto "caliente" en la atmósfera de Júpiter. Crédito: F. Marchis

Evolución de la nube "oscura" en Júpiter desde Julio a Noviembre de 2009. Créditos: NASA, ESA, M. H. Wong (University of California, Berkeley), H. B. Hammel (Space Science Institute, Boulder, Colo.), I. de Pater (University of California, Berkeley), and the Jupiter Impact Team

Evolución de la nube "oscura" en Júpiter desde Julio a Noviembre de 2009. Créditos: NASA, ESA, M. H. Wong (University of California, Berkeley), H. B. Hammel (Space Science Institute, Boulder, Colo.), I. de Pater (University of California, Berkeley), and the Jupiter Impact Team

El objeto que chocó contra Júpiter no fue identificado previamente al choque, y por lo tanto, fue imposible de predecir, pero teniendo en cuenta la experiencia anterior con el Shomeaker-Levy 9, el cuerpo tendría menos de 1 kilómetro de diámetro.

Y por último, el pasado día 3 de Junio, el mismo día en que el Hubble sacaba a la luz la foto anterior, Anthony Wesley y Christopher Go, por separado, observaron un “flash” sobre la superficie de Júpiter. Posteriormente no se observó ninguna nube oscura, al igual que en anteriores eventos. Y aunque los principales observatorios se pusieron manos a la obra para confirmar el evento, aún no hay más datos sobre esto.

httpv://www.youtube.com/watch?v=Yo6LHljBKW8&feature=player_embedded

Flash en Júpiter el día 3 de Junio de 2010. Créditos: Christopher Go

Flash en Júpiter el día 3 de Junio de 2010. Créditos: Christopher Go

Flash en Júpiter el día 3 de Junio de 2010. Créditos: Anthony Wesley

Flash en Júpiter el día 3 de Junio de 2010. Créditos: Anthony Wesley

Así que por lo que podemos comprobar, lejos del fijismo imperante prácticamente hasta los años 70 (y en algunos casos hasta los 90), vemos que el Sistema Solar sigue siendo un lugar dinámico, donde aún se producen colisiones entre los distintos cuerpos que lo forman.

Comments

  1. ¡Qué recuerdos! Me emocionó mucho lo del impacto del Shoemaker-Levi en 1994, qué pena no haber tenido internet entonces, con la cantidad de información que nos facilita.

  2. Bueno una cosa mas de las que no sabia; pero que no me sorprende; ya que nuestra galaxia es tan inmensa que hay fenomenos que se presentan y nosotros estamos lejos siquiera de imaginarlos; pero BRAVO POR JUPITER; eso quiere decir que nos ha librado de varios lios.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.