Esquema de la estructura interna de nuestro planeta. ESRF.

El núcleo terrestre se encuentra a 1000ºC más de lo pensado anteriormente

Un nuevo experimento realizado para modelizar las condiciones del interior de nuestro planeta realizado en las Instalaciones Europeas de Radiación Sincrotrón (ESRF) ha llegado a la conclusión de que cerca del centro de nuestro planeta la temperatura es de aproximadamente unos 6000ºC, unos 1000ºC más de los que se obtuvieron en un experimento realizado en el año 1993, confirmando así los modelos geofísicos que decían que se necesitan al menos 1500ºC de diferencia entre el núcleo sólido y el manto que hay por encima para explicar la existencia del campo magnético terrestre.

Esquema de la estructura interna de nuestro planeta. ESRF.

Esquema de la estructura interna de nuestro planeta. ESRF.

El núcleo externo de la Tierra está formado por una esfera de hierro y níquel líquidos a temperaturas superiores a los 4000ºC y presiones mayores de 1.3 millones de atmósferas, de tal manera que tiene un comportamiento parecido al agua. En cambio, el núcleo interno, donde la presión y temperatura es mayor, el hierro y el níquel permanecen en estado sólido, datos que conocemos a través del estudio de las ondas sísmicas, que nos permiten estimar las distintas capas que conforman el interior de nuestro planeta.

Para realizar este experimento, los científicos han tenido que estudiar el punto de fusión del hierro a distintas presiones usando un yunque de diamante para someter muestras muy pequeñas a presiones de varios millones de atmósfera, y potentes haces de láser para calentarlas a 4000ºC-5000ªC, al mismo tiempo que se evita que la muestra reaccione con lo que le rodea. Puesto que estas condiciones solo se puede conseguir durante un par de segundos en el laboratorio, se ha tenido que usar un haz de rayos X para observar si el hierro está en estado sólido, líquido o parcialmente fundido a través de la difracción de rayos X, que permite ver la estructura cristalina.

El haz de rayos X se usa para detectar si el hierro ha comenzado a fundirse al modificarse la estructura cristalina, cambio que se observa a través del patrón de difracción de los rayos X. ESRF/Denis Andrault.

El haz de rayos X se usa para detectar si el hierro ha comenzado a fundirse al modificarse la estructura cristalina, cambio que se observa a través del patrón de difracción de los rayos X. ESRF/Denis Andrault.

En el experimento se concluye que a 3.3 millones de atmósferas, la temperatura existente en la zona entre el núcleo sólido y líquido debe de ser de 6000ºC±500ºC.

Comments

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.