Una reconstrucción de como quedaría InSight desplegado sobre la superficie de Marte. NASA/JPL-Caltech.

La sonda InSight llegará finalmente a Marte a finales de 2018

La sonda InSight, que debía haber despegado en Marzo de este mismo año, tendrá que esperar finalmente a mayo de 2018 para ser lanzada en dirección al planeta Marte tras la detección el pasado mes de diciembre de una fuga en el vacío de su instrumento principal, un sismómetro fabricado por la Agencia Espacial Francesa (CNES), con el que pretendía estudiar la actividad sísmica del Planeta Rojo y que nos hubiese permitido conocer un poco más y mejor la estructura interna del planeta.

Afortunadamente, y a pesar del riesgo que existía de que la NASA cancelase finalmente la misión, ha decidido simplemente esperar hasta la próxima ventana de lanzamiento para hacer posible su despegue, tiempo que se usará para diseñar y probar una nueva cámara de vacío para el sismómetro, que es tan sensible que permite medir movimientos muy pequeños, del orden de la mitad del radio de un átomo de hidrógeno (1.3×10-11 metros).

No es la primera misión que llevará un sismómetro a Marte. Los módulos de aterrizaje Viking 1 y 2 que aterrizaron en el año 1976, llevaron dos sismómetros a la superficie, pero en el caso de la Viking 1, este no llegó a desplegarse por un problema eléctrico o mecánico, y en el caso de la Viking 2 los datos fueron de poca calidad ya que al estar unido a una de las patas del módulo de aterrizaje su sensibilidad era muy baja comparado a la que podría haber tenido uno colocado directamente sobre el suelo como el que viajará en la misión InSight.

Una reconstrucción de como quedaría InSight desplegado sobre la superficie de Marte. NASA/JPL-Caltech.

Una reconstrucción de como quedaría InSight desplegado sobre la superficie de Marte. NASA/JPL-Caltech.

La misión InSight tiene como objetivos principales determinar la estructura interna y composición del planeta Marte, estudiar la temperatura a la que pueden encontrarse las capas más internas, intentar hacernos una idea de la actividad sísmica del planeta tanto en términos de magnitud (energía liberada) como de donde se producen estos terremotos para poder estudiar cual es su origen, y también detectar y calcular la tasa de impactos de meteoritos sobre la superficie del planeta en la actualidad.

Para ello lleva tres instrumentos: SEIS, que es el sismómetro encargado de medir la actividad sísmica, HP3, que es la sonda de flujo de calor que nos permitirá conocer detalles sobre la temperatura interna del planeta, y RISE, un instrumento con el que vamos a poder medir el “bamboleo” del planeta Marte durante su rotación y que es característico de la distribución de la masa que haya en su interior.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.