Panorama 360º del cráter Gale (con anotaciones)

[pano file=”https://www.ungeologoenapuros.es/galeinteractivo1/0003ML0000010000E1_DXXX%20Panorama_out.swf”] Esto es una versión preliminar del primer panorama a color tomado por la Mastcam durante el Sol 3. Esta a todo color y tiene la máxima resolución que permiten las fotos, por lo que está preparado para ver también a pantalla completa pulsando con el botón derecho y dándole a “full screen”. También puede moverse con el ratón y ampliar y reducir la vista con la rueda de este.

Los puntos de color rojo que aparecen en el panorama son botones que al pulsarlos te llevarán a la parte de esta página donde se detalla esa zona de interés.

Dunas

Rodeando al monte central del cráter Gale aparece en esta zona un campo de dunas de arena de tonos oscuros. En otras zonas, estas dunas suelen estar formadas por granos cuyo origen es una roca ígnea de composición basáltica. En principio, y salvo que sea necesario, el Curiosity no atravesará las dunas, intentará evitarlas o rodearlas puesto que suponen un peligro para su movilidad, como hemos podido observar en el caso del Spirit, por ejemplo.

En la imagen de abajo se puede observar un campo de dunas que rodea Aeolis Mons en las proximidades al lugar de aterrizaje del Curiosity. El punto naranja que está cercano a la parte inferior izquierda de la imagen es el punto donde aterrizó el Curiosity.

Dunas que rodean Aeolis Mons en la zona cercana al aterrizaje del Curiosity. NASA/JPL/Universidad de Arizona.

Dunas que rodean Aeolis Mons en la zona cercana al aterrizaje del Curiosity. NASA/JPL/Universidad de Arizona.

 

Agujeros creados por los retropropulsores

Una de las cosas visibles en las primeras imágenes y que más llamaron la atención fueron los agujeros que habían hecho los retropropulsores. A primera vista puede que uno no le vea nada de especial, pero fijándose se observa perfectamente como ha levantado la capa superficial de polvo y rocas y deja al descubierto una afloramiento de roca que parece formado por una matriz fina que engloba a cantos más gordos, similar a una roca detrítica.

Afloramiento rocoso que ha quedado al descubierto por los propulsores. NASA/JPL-Caltech.

Afloramiento rocoso que ha quedado al descubierto por los propulsores. NASA/JPL-Caltech.

 

Estratificación

Una de las cosas más determinantes a la hora de estudiar el cráter Gale es que presenta estratificación en su interior, es decir, que contiene un registro sedimentario de la historia de Marte. A través de estos estratos podemos ver como han ido cambiando las condiciones climáticas de Marte, así como conocer en que medio se depositaron esos sedimentos. Pues bien, cerca del lugar de aterrizaje y en este panorama se observan los estratos claramente en unas colinas que han resistido la erosión:

Estratos visibles en las colinas que han aguantado la erosión. NASA/JPL-Caltech.

Estratos visibles en las colinas que han aguantado la erosión. NASA/JPL-Caltech.

Cantos con cresta o ventifactos

En climas áridos donde predomina la erosión eólica frente a otros agentes, como por ejemplo, la erosión hídrica, se pueden formar ventifactos. Son rocas que han sufrido un desgaste por la acción de otras partículas chocando sobre su superficie cuando el viento sopla y las transporta. En el caso del cráter Gale este hecho se puede observar bastante bien en el suelo que rodea al Curiosity, en el que los cantos más duros van quedando con una cara pulida donde van chocando las particulas que lleva el viento en suspensión.

Ventifactos en el cráter Gale, cerca del Curiosity. NASA/JPL-Caltech

Ventifactos en el cráter Gale, cerca del Curiosity. NASA/JPL-Caltech

Ventifactos en Almería.

Ventifactos en Almería.

El borde del cráter Gale

El borde del cráter Gale se observa en esta imagen parcialmente oscurecido por el polvo en suspensión de la atmósfera de Marte, algo típico durante esta época del año, en la que suelen haber tormentas de arena y vientos.

La antena de alta ganancia

La antena de alta ganancia que va abordo del Curiosity es de fabricación española. Es capaz de orientarse por si misma, pudiendo ir ajustando su ángulo continuamente para apuntar a la Tierra, y es capaz de recibir comandos y enviar información directamente de Marte a la Tierra, sin pasar por ninguna otra nave intermedia.

Comments

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.