¿Pudieron algunos microorganismos sobrevivir al impactar contra la Tierra?

El origen de la vida en nuestro planeta es una de las grandes preguntas todavía sin resolver, ¿Se formó la vida en la Tierra? ¿O quizás llegaron a nuestro planeta organismos primitivos desde otro planeta o Luna dónde ya se hubiese formado previamente, sembrando de alguna manera la vida?.

Esta última pregunta da origen a la hipótesis de la Panspermia, que afirma que la vida puede haberse originado en otras partes del Universo y que puede viajar y distribuirse a través de meteoroides, asteroides y cometas. Estos “medios de transporte” se formarían cuando los cuerpos (por ejemplo, un planeta) que albergan vida sufren un impacto y expulsan al espacio algunos restos de la colisión con la suficiente velocidad como para escapar gravitatoriamente del cuerpo dónde se han formado. Con el tiempo podrían intersectar las órbitas de otros planetas y lunas y caer sobre su superficie, sembrando de una vida ya formada la superficie de estos.

Pero esta teoría presenta varios problemas, ¿Podrían sobrevivir organismos a las colisiones que forman estos medios de transporte, aguantar las extremas temperaturas y dosis de radiación del espacio y además llegar a la superficie de un planeta atravesando su atmósfera sin acabar calcinados?.

Hoy día sabemos que hay organismos capaces de aguantar las temperaturas extremas del espacio y sus dosis de radiación e incluso que pueden sobrevivir a los impactos que las lanzan al espacio según algunos estudios publicados1,2, pero, ¿Sobrevivirían a la entrada a un planeta como la Tierra y a un aterrizaje?

A esta pregunta se ha respondido en el último Congreso Europeo de Ciencias Planetarias que se celebra en Londres, mediante la presentación de una nueva investigación que ha usado como ejemplo un alga unicelular, la Nannochloropsis oculata.

Disparando pequeños pellets que contenían este alga congelada mediante una pistola de gas ligero (que se usa habitualmente para simular impactos de meteoritos en el laboratorio) sobre una capa de agua. Cuanta mayor era la velocidad, menor era la tasa de supervivencia de las algas, llegando a sobrevivir una cantidad de estas incluso a una velocidad de impacto de 6.93 kilómetros por segundo, una velocidad típica de los meteoritos que chocan con nuestro planeta.

Aunque la panspermia parecía presentar unos grandes problemas, estos experimentos demuestran que, al menos  aparentemente, la vida es más resistente de lo que se pensaba y que por lo tanto esta hipótesis no queda descartada, aunque sea difícil de probar como origen de la vida que conocemos.

Si algún día encontramos vida en otros lugares de nuestro Sistema Solar, ¿Se parecerá a la que conocemos? ¿Estaremos emparentados de alguna manera con esos organismos? ¿O seremos totalmente diferentes?.

Referencias:

1. Mark J. Burchell and Jo Mann, “Survivability of Bacteria in Hypervelocity Impact“, Icarus.

2. Karen Olsson-Francis, Charles S. Cockell, “Experimental methods for studying microbial survival in extraterrestrial environments“, Journal of Microbiological Methods.

Comments

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Muy interesante. De todas formas, no me parece un experimento muy representativo hacerlo con algas. Yo habría probado bacterias, por ejemplo. Incluso virus. Incluso moléculas como RNA y DNA para ver su estabilidad… (¿No se acepta hoy día que primero surgió el RNA catalítico? Tengo todo esto del posible origen de la vida muy olvidado, pero recuerdo esos experimentos en los que sometiendo unos pocos ingredientes a descargas eléctricas consiguieron obtener aminoácidos.)

    1. Author

      A mi también me llamó mucho la atención que se hiciese con un alga, he de suponer (porque aún no he visto el artículo, solo la nota de prensa del congreso) que lo harían así porque simularon el impacto sobre una capa de agua (un océano), aunque por los análisis del árbol de la vida de la Tierra no parece que pudiese ser un alga nuestro ancestro común. En otros experimentos si se ha usado bacterias, pero no concretamente para simular el impacto con la Tierra, pero si para simular la expulsión de estas desde el cuerpo original.

      Respecto a la formación por abiogénesis no está descartada, ni mucho menos, pero con este experimento solo se intenta demostrar que la panspermia no es tan descabellada ni difícil como se pensaba.

    1. Author

      A gran presión si han habido simulaciones, pero para comprobar si el hecho de arrancar un “trozo” de planeta y a ese enorme cambio de aceleración y temperatura podrían sobrevivir. También hay bastantes experimentos en la reentrada, pero creo que ninguno de re-entrada más impacto a esas velocidades. En la segunda referencia hay un montón de experimentos recopilados con microorganismos y sus resultados.

  3. Pingback: ¿Pudieron algunos microorganismos sobrevivir al impacto con la Tierra?

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.