A través de estas fracturas saldría originalmente la lava que cubrió gran parte de la zona. La corteza se iría adelgazando en estas, permitiendo la salida del magma, al igual que en nuestro planeta ocurre en las zonas de rift. NASA/Colorado School of Mines/MIT/JPL/GSFC.

El origen de Oceanus Procellarum en la Luna no fue un gran impacto

Oceanus Procellarum es una de las regiones de nuestra Luna que conocemos como mares lunares. Estos “mares”, llamados así porque los primeros astrónomos pensaban que eran grandes superficies cubiertas de agua debido al color oscuro que contrastaba con el resto de la Luna, en realidad son grandes llanuras cubiertas por lavas basálticas.

A la izquierda, la Luna tal y como la vemos nosotros, en el centro, un mapa topográfico de la Luna, en el que destacan las grandes llanuras en azul intenso y las tierras altas en color rojo, y a la derecha el mapa de anomalías gravitatorias. NASA/Colorado School of Mines/IT/JPL/GSFC..

A la izquierda, la Luna tal y como la vemos nosotros, en el centro, un mapa topográfico de la Luna, en el que destacan las grandes llanuras en azul intenso y las tierras altas en color rojo, y a la derecha el mapa de anomalías gravitatorias. NASA/Colorado School of Mines/IT/JPL/GSFC..

Esta región, visible a simple vista, tiene un diámetro de 3200 kilómetros y es el mar más grande y de ahí que en la cartografía no aparezca como mar, sino como océano.

La interpretación tradicional era que Oceanus Procellarum fue en realidad una cuenca de impacto, formada por la colisión de un asteroide de gran tamaño contra la superficie de la Luna poco tiempo tras su formación. La forma típica del impacto, el cráter, habría quedado prácticamente borrada con el paso del tiempo por coladas de lava y el impacto de otros cuerpos.

Pero la misión GRAIL, que realizó precisas mediciones de la gravedad lunar desde Marzo a Diciembre de 2012, ha aportado nuevas pistas sobre cual podría ser el verdadero origen de esta zona de la Luna.

La interpretación de las anomalías de la gravedad observadas por el tándem de sondas que formaba la misión GRAIL, inclina la balanza hacia otra de las hipótesis alternativas: Que este mar formado por erupciones de lava basáltica se formó por el ascenso de grandes cantidades de magma desde el interior.

En esta imagen se aprecia la topgrafía de la Luna a la que se le ha sobreimpuesto en color azul oscuro la anomalía gravitatoria de la que se deduce es el límite de la zona de Procellarum. NASA/Colorado School of Mines/MIT/GSFC/Scientific Visualization Studio.

En esta imagen se aprecia la topgrafía de la Luna a la que se le ha sobreimpuesto en color azul oscuro la anomalía gravitatoria de la que se deduce es el límite de la zona de Procellarum. Observese las líneas rectas que forma. NASA/Colorado School of Mines/MIT/GSFC/Scientific Visualization Studio.

Las cuencas de impacto suelen tener límites circulares o elípticos, dependiendo del ángulo de impacto, pero al estudiar la anomalía gravitatoria de esta zona los científicos han observado que el borde de Oceanus Procellarum está limitado por bordes que forman entre si aproximadamente unos ángulos de 120 grados y líneas rectas algo imposible de formar a través de un evento de impacto.

A través de estas fracturas saldría originalmente la lava que cubrió gran parte de la zona. La corteza se iría adelgazando en estas, permitiendo la salida del magma, al igual que en nuestro planeta ocurre en las zonas de rift. NASA/Colorado School of Mines/MIT/JPL/GSFC.

A través de estas fracturas saldría originalmente la lava que cubrió gran parte de la zona. La corteza se iría adelgazando en estas, permitiendo la salida del magma, al igual que en nuestro planeta ocurre en las zonas de rift. NASA/Colorado School of Mines/MIT/JPL/GSFC.

Este patrón de fracturas se formaría según los autores al enfriarse la corteza mientras por debajo ascendía material caliente. Posteriormente estas fracturas servirían como conducción para que el magma pudiera salir a la superficie, cubriendo la zona y formando algunos de los mares que observamos en la cara visible. Estas ya no son visibles puesto que fueron cubiertos por la propia lava que iba saliendo a través de estas.

Comments

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.