Aumento y descenso de la concentración de dióxido de azufre en la atmósfera de Venus en el periodo 1978-2012. E. Marcq et al. (Venus Express); L. Esposito et al.; ESA/AOES.

¿Hemos pillado in fraganti a los volcanes venusianos?

Aunque suponemos que Venus podría seguir geológicamente activo al igual que la Tierra puesto que poseen un tamaño muy similar y la superficie parece haber estar sometida a procesos de rejuvenecimiento, su opaca atmósfera nos hace bastante difícil la observación de cualquier proceso que ocurra en la superficie. A pesar de este problema, ya hablamos en “¿Sigue Venus geológicamente activo?” y en “Vulcanismo reciente en Venus” de datos que apuntaban a fenómenos volcánicos bastante recientes gracias a los datos de la sonda europea Venus Express y de la Venus Pioneer norteamericana.

Pues bien, en un artículo publicado el pasado día 2 en la Nature Geoscience, un equipo de científicos ha concluido que las variaciones en la concentración de dióxido de azufre de la atmósfera superior podrían estar provocadas por la actividad volcánica.

En la Tierra, el dióxido de azufre es un gas que es emitido a la atmósfera por los volcanes y también por distintos procesos industriales, entre los que se incluye la quema de carbón que se hace en las centrales termoeléctricas.

En Venus el contenido atmosférico de este gas es más de un millón de veces superior al terrestre y la mayor parte de este se encuentra por debajo de la densa capa de nubes puesto que este gas se destruye con la luz solar por lo que este aumento en la concentración de dióxido de azufre se puede interpretar como un ascenso de este gas desde las partes inferiores desde la atmósfera a la superficie.

Aumento y descenso de la concentración de dióxido de azufre en la atmósfera de Venus en el periodo 1978-2012. E. Marcq et al. (Venus Express); L. Esposito et al.; ESA/AOES.

Aumento y descenso de la concentración de dióxido de azufre en la atmósfera de Venus en el periodo 1978-2012. E. Marcq et al. (Venus Express); L. Esposito et al.; ESA/AOES.

Tras la llegada de la Venus Express a la órbita de Venus en el año 2006, se observó un aumento significativo en la densidad media de dióxido de azufre en la atmósfera superior seguido de un brusco descenso a valores aproximadamente diez veces inferiores en la actualidad, algo parecido a lo que observó la Venus Pioneer durante su estancia en el planeta desde 1978 a 1992.

Esta brusca aparición de dióxido de azufre en las capas superiores de la atmósfera también podría venir dadas por variaciones en los patrones de circulación atmosférica de Venus, que podrían ser más complejos de lo que conocemos hasta ahora y que son capaces de inyectar el dióxido de azufre observado a zonas más altas. Uno de los problemas para aislar la causa es que debido a la super-rotación (4 días frente a los 243 días que tarda venus en completar una rotación completa) de la atmósfera de Venus el dióxido de azufre se dispersa haciendo muy difícil encontrar los puntos de origen de este gas.

¿Será esta una prueba más a favor de un Venus geológicamente activo?.

1. Marcq, E., Bertaux, J.-L., Montmessin, F. & Belyaev, D. Variations of sulphur dioxide at the cloud top of Venus’s dynamic atmosphere. Nature Geoscience 5, 1–4 (2012).

Comments

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.